En la Noche de San Juan que coincide con el solsticio de verano conmemoramos el triunfo de la luz sobre la oscuridad, ya que es el día más largo del año.

En esta noche mágica, el fuego es el elemento principal como símbolo de purificación. Pedir deseos como que los malos augurios desaparezcan, comenzar una relación amorosa o que se fortalezca la que se tiene, son un ejemplo de lo que normalmente se hace en esta noche.

Uno de los rituales que se realizan con el fuego purificador es que en las playas se reúnen grupos de personas al abrigo de hogueras y las saltan por encima siete veces, en otras zonas son nueve, pero lo cierto es que siempre se ha salta un número impar de veces, para tener protección todo el año.

En cambio, cuando dan las doce del día 24 hay otro elemento que se le atribuyen propiedades milagrosas y es el agua. Con este elemento el ritual que tenemos que hacer es saltar de espaldas al mar siete olas y al finalizar pedir un deseo, así se aleja toda energía negativa al igual que darse un baño para tener salud el resto del año.

Otra costumbre es salir a media noche a buscar ciertas hierbas medicinales como la Verbana tal y como lo hacían las chicas casaderas creyendo que con ello conseguirían el amor deseado por su corazón. De aquí proviene el nombre de “Verbena”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Compártelo!

Comparte este post con quien creas que puede ayudarle. ¡Gracias!