No hay ningún problema en realizar una consulta de tarot siempre y cuando la realices con respeto.

Dentro de la disciplina del Tarot no es necesaria la fe, al contrario que en otras que se profesa como condición indispensable para su práctica. Así mismo no exige al tarotista vidente ningún tipo de ímpetu ni misión de convencer al usuario de sus virtudes, defectos o comportamientos. El tarot expone y propone todo aquello que se muestra en las cartas hacia el consultante, siendo este libre de aceptar o negar todo aquello que revelan.

En resumen, eres tú como consultante quien debe, al final, interpretar lo que el profesional ve y te comenta para tomar el rumbo de tus decisiones. Según se desarrolle la consulta tú misma te darás cuenta de la verdad que muestran las cartas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Compártelo!

Comparte este post con quien creas que puede ayudarle. ¡Gracias!