Entiender a una persona inmadura, tendrás la mitad del camino hecho. Todos podemos ser al mismo tiempo, niños y adultos, sabios e ignorantes, meticuloso o descuidado, aunque dependiendo del momento alguna cualidad sobresalga del resto.

Se muestra la madurez o la inmadurez en el comportamiento. Las personas egocéntricas no entienden que el mundo no gira a su alrededor, el proceso de maduración consiste en entender esta premisa. No siempre se obtiene todo lo que se desea, y que otras personas y sus necesidades también son importantes.

Madurar implica salir del YO, cuando paso a paso vamos renunciando a la vida infantil y damos paso a explorar el mundo de los demás, aprendemos a resguardar el yo y a alcanzar el tú. En el proceso se va comprendiendo que los sacrificios y restricciones son necesarios para alcanzar logros.

Una señal de inmadurez en estas personas es la dificultad para asumir compromisos. Comprometerse con un objetivo, o con una persona, no es una limitación de la libertad, sino una condición para proyectarse mejor y perdurar.

La tendencia a culpar a los demás es habitual, No les importa el daño que hicieron, sino el castigo que puedan imponerles.

 Y madurar es entender que somos los únicos responsables de lo que hacemos o dejamos de hacer.Aprende a reconocer los errores y sacar de ellos un aprendizaje. Saber reparar los daños. Saber pedir perdón.

Para las personas inmaduras las otras personas son un medio no un fin, son personas que necesitan para alcanzar su propósito, no porque los quieren. De ahí que suelan hacer lazos de dependencia.

Las personas inmaduras no tienen claro el concepto de autonomía, piensan que hacer su voluntad es un comportamiento autónomo. Pero a la hora de asumir las consecuencias de sus actos, necesitan de los demás para que aligeren, oculten su responsabilidad.

La impulsividad es uno de los rasgos más destacados de las personas inmaduras. Y que se expresa muchas veces en la forma que tienen de administrar sus recursos, como el dinero. Es complicado entender a una persona inmadura.

A veces se embarcan en riesgos financieros descabellados. No son objetivos en las inversiones y les cuesta proyectarse a medio y largo plazo. Por eso es frecuente que vivan endeudados, todo por satisfacer caprichos o el propio ego.

Casi siempre estos rasgos de inmadurez pueden ser debidos a vacíos durante el crecimiento, infortunios que les ha impedido evolucionar. Pero lo más importante para tener una vida mejor es tomar conciencia de impulsar su crecimiento.

Y si en algún momento de este periodo de entender a una persona inmadura, tenemos una serie de personas que nos pueden ayudar, con su tarot podrán guiarnos, voy a comenzar y con la ayuda de Carmen Vicedo o de Asun De Castro lo conseguiré.
Con el tarot podemos asomarnos al futuro, ver lo que está por venir y así lo podremos tomar como referencia para nuestras decisiones futuras. El destino es caprichoso y por eso es importante que confíes en un tarot fiable, serio y real. En guía de buenas videntes te damos las mejores opciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Compártelo!

Comparte este post con quien creas que puede ayudarle. ¡Gracias!